Bifosfonatos

MANIFESTACIÓN CLÍNICA DE LA OSTEO NECROSIS MAXILAR (ONM)

Cuando se establece una ONM, ésta se manifiesta clínicamente como una zona de exposición ósea de dimensiones variables, normalmente indolora, con tumefacción de los tejidos blandos adyacentes y supuración purulenta debida a la sobreinfección del tejido necrótico. Si cursa con dolor, éste generalmente proviene de la inflamación de los tejidos blandos.

Si la afectación ósea es extensa y produce grandes abscesos pueden aparecer fístulas cutáneas o, en el maxilar superior se puede establecer una comunicación bucosinusal y/o una sinusitis maxilar crónica

Las imágenes radiológicas pueden mantener un aspecto normal, mostrar cambios inespecíficos o lesiones líticas.

MANEJO TERAPÉUTICO DE LA OSTEO NECROSIS MAXILAR (ONM)

El manejo terapéutico de la ONM es muy complicado.

La antibioticoterapia solamente es efectiva en el tratamiento de las sobreinfecciones ya que en realidad la ONM es una necrosis avascular aséptica . No obstante, la administración intermitente o continua de antibióticos puede ser beneficiosa de cara a prevenir la aparición del edema de los tejidos blandos y el subsiguiente dolor, así como para la prevención del desarrollo de zonas de osteomielitis. Los desbridamientos quirúrgicos (eliminación del tejido muerto, dañado o infectado para mejorar la salubridad del tejido restante) no parecen ser efectivos en la erradicación de la necrosis ósea. Las resecciones óseas deben de ser evitadas en la mayoría de casos ya que es prácticamente imposible conseguir unos márgenes de hueso vascularizado y viable para detener el proceso necrótico. Las maxilectomías parciales o totales sólo estarían indicadas en casos de afectación ósea muy extensa que produzca fracturas patológicas o complicaciones sinusales graves.

Ya que el tratamiento es complicado y el proceso a menudo se convierte en una patología crónica que limita en gran medida la calidad de vida del paciente, la mejor conducta es la prevención por lo que antes de iniciar el tratamiento con bifosfonatos se deberían efectuar revisiones clínicas y radiológicas periódicas, tartrectomías e instrucciones de higiene bucal y tratamiento periodontal si es preciso, así como todos los tratamientos conservadores pertinentes y la extracción de todos los dientes no viables y la colocación de implantes en aquellos pacientes que lo requieran, evitando así la necesidad de efectuar procedimientos quirúrgicos bucales futuros.

Así mismo, una vez se establezca el tratamiento con bifosfonatos es recomendable efectuar controles clínicos y radiológicos periódicos y una tartrectomía cada 6 meses, evitando las exodoncias y los procedimientos quirúrgicos no imprescindibles, así como la colocación de implantes.

¿Necesitas ayuda?






He leído y acepto los Términos y condiciones y la Política de Privacidad

Holler Box
  • No hay productos en el carrito